sábado, 12 de mayo de 2018

Entrevista a Reyes Monforte: «La ficción es una buena muleta para escribir de la realidad»

La periodista y escritora, Reyes Monforte, acaba de publicar su última novela, La memoria de la lavanda, un libro sobre el amor, la pérdida, el duelo y la esperanza y que la propia autora califica como su libro más personal. Próximamente Telecinco emitirá una serie basada en su novela La infiel.
        
          Dice en el libro que «La gente necesita expresar con mayor insistencia su dolor que su alegría» ¿Por qué? ¿No es más fácil expresar la felicidad que la tristeza que, quizá, es más personal?

Eso lo dice Lena, la protagonista de la novela, en un contexto determinado, en un momento en el que no deja de recibir frases de pésame que le van llegando no solo al principio de la pérdida, sino en los meses posteriores. Por eso Lena dice que las personas, en esos momentos de dolor y duelo, sienten la necesidad de expresar sus condolencias a la persona que acaba de sufrir la pérdida, no importa el tiempo que haya pasado. Y es por eso, porque necesitan expresar su dolor ante la pérdida.

(C) Reyes Monforte


-          ¿Cree que la literatura es una buena manera de vaciar sentimientos para poder pasar página?

Los escritores tenemos el privilegio de utilizar la ficción para expresar y compartir con los lectores las cosas que vivimos, – en primera persona o algo vivido por los demás – lo que sentimos, y quizá por eso muchos algunos piensen que la escritura puede ejercer como terapia. Pero no se trata de utilizar al lector como psicólogo: cada uno tenemos nuestros propios problemas y nuestro dramas.
No se trata de superar o sobrellevar una pérdida escribiendo porque nadie pasa página de nada por el mero hecho de ponerse a escribir.  Se trata de esperar el tiempo necesario para que tú puedas ponerte en modo escritor, y compartir con el lector una historia con una trama literaria y con unos personajes de ficción. La memoria de la lavanda es una novela sobre cómo se vive en mitad de una pérdida, cómo se gestiona el tsunami de emociones que te asaltan cuando pierdes a alguien amado, cómo se gestiona el duelo, el vacío, el dolor, la muerte, los amigos, la familia, los secretos, las herencias, tanto de los afectos como de los odios.



«La memoria de la lavanda tiene una carga más personal, podríamos decir más emocional, que el resto de mis novelas porque nace a partir de una pérdida que yo sufrí hace cinco años».


-          ¿Cómo llega la idea de escribir La memoria de la lavanda?

Nace de una necesidad vital de compartir con el lector algo que te ha conmovido, como en el resto de mis novelas. Para que una historia o un personaje conmueva al lector primero tiene que conmoverte a ti como escritor. Es cierto que  La memoria de la lavanda tiene una carga más personal, podríamos decir más emocional, que el resto de mis novelas porque nace a partir de una pérdida que yo sufrí hace cinco años y, en este tiempo el mapa de emociones que cada uno tenemos se ha convulsionado. Pero lamentablemente, todos hemos tenido una pérdida, sea el amor de tu vida, tu marido, tu hijo, tu madre, tu hermano, un amigo, una pareja… todos sabemos cómo es ese tsunami del que te hablaba antes,… Y a partir de ese momento es cuando decides que tienes que hacer partícipe al lector de  esa historia que tienes. Pero quiero dejar claro que La memoria de la lavanda no es mi historia, es una novela, una historia de ficción. A raíz de una situación, que hemos vivido muchos, nace esa historia, que tiene una trama literaria que nada tiene que ver con la realidad.



«Lena tiene mi mirada, pero no mis ojos» .


-          ¿Diría que su novela podría ayudar a otros a gestionar la pérdida de un ser querido?

La memoria de la lavanda es una novela que está para entretener al lector. No está escrita con el fin de ayudar a nadie, ni de dar ninguna lección, porque cada uno en esa situación puede reaccionar de una manera. Sin embargo, me consta, por lo que ya me han contado lectores que lo han leído e incluso compañeros de profesión que me han entrevistado, que se han puesto en la piel de Lena porque ellos también vivieron una pérdida, y mucho de lo que siente, piensa, imagina y convulsiona a Lena, también les convulsionó a ellos.

(C) Plaza y Janés


-          ¿Qué tiene Lena de usted?¿Diría que usted encontró a Lena o ella a usted?

Lena tiene mi mirada, pero no mis ojos. Cuando escribes una novela, una trama de ficción, tienes que perfilar unos personajes también de ficción. Y a esos personajes debes dotarles de una biografía física pero también emocional, más en una novela como esta, con una carga emocional tan marcada.
Por ejemplo, Lena, la protagonista de la novela, es una fotógrafa retratista que ha perdido a su marido, Jonas, un cardiólogo de prestigio, hace dos meses e inicia un viaje de Madrid a Tármino (nombre ficticio de Brihuega, en Guadalajara, conocida como la Provenza española) para esparcir las cenizas de Jonas en los campos de lavanda , su pueblo natal. Ese viaje físico se convierte en un viajes existencial y vital. Pues bien, Lena tiene su biografía física, pero también , por muy personaje de ficción que sea, también necesita una biografía emocional, y ahí es donde me he vaciado más, ya que, desgraciadamente, no he tenido que acudir a nadie para que me explicara cómo se vive esa situación , cómo se vive en mitad de una pérdida.

-          Ha necesitado casi 5 años para escribir la memoria de la lavanda, su novela más personal... Es más difícil contar una historia que nace desde dentro que la de un personaje ajeno?

Los escritores siempre dejamos algo de nosotros mismos en todos los libros que escribimos, eso no quiere decir que sea autobiográfico. Yo he escrito esta novela siendo consciente de que escribía una novela de ficción, aunque algunas de las emociones que en ella se cuenten las haya experimentado de una u otra manera. La ficción es una buena muleta para escribir de la realidad, sea de la nuestra o de otra ajena.

-          ¿Le gustaría ver, como otros de sus libros, está novela adaptada al cine o la televisión?

Siempre que se hagan bien, yo estoy encantada. Tuve muy buena experiencia con la serie que hicieron de Un burka por amor, que se convirtió en la ficción más vista de 2009 en Atresmedia con más de cuatro millones y medio de espectadores. Y ahora Mediaset está preparando la serie de La Infiel para Telecinco, y estoy deseando verla.

-          Un deseo...

Que os guste La memoria de la lavanda.

-          Su escritor favorito...

Son muchos y muy distintos. Imposible quedarse solo con uno.



miércoles, 9 de mayo de 2018

Entrevista a Tamar Novas: «Trabajar con Isabel Coixet siempre ha sido un sueño»

Hoy Antena 3 pone punto, quien sabe si final, a la serie Fariña, que narra la historia del narcotráfico en Galicia en los años 80 y en la que Tamar Novas interpreta a Roque, el amigo de Sito Miñanco. Novas se ha hecho un hueco en el mundo de la interpretación por méritos propios tras debutar en el cine de la mano de José Luis Cuerda con La lengua de las mariposas. Desde entonces ha aparecido en diversas películas como Mar Adentro o los abrazos rotos. Ahora se incorpora a la nueva película de Isabel Coixet, que narra la historia real de dos mujeres gallegas que contrajeron matrimonio a principios del S.XX.
-     
     ¿Qué es lo que más le ha costado de su personaje Roque en Fariña?¿ En quién se inspiró para su papel?

Lo que más me costó fue domar el entusiasmo y despedirme del personaje, lo he disfrutado mucho. Y tuve buenas inspiraciones pero no te puedo decir nombres (risas).

-       ¿Dónde cree que reside el éxito de Fariña?

En la historia y sus personajes, en la forma en que está contada, la luz, las interpretaciones, la música... pero lo de las audiencias y el «éxito» siempre me parece que tienen algo de misterio.
(C) Yo lo vi primero


-        ¿Habrá una segunda temporada de la serie?

Muy buena pregunta que no sé responder (risas)


-       ¿Qué opina del secuestro de Fariña, el libro en el que se basa la serie?

Es terrible e irónico. Se ha convertido en mercancía ilegal...

-       También se ha incorporado a Allí Abajo, en este caso, una comedia. ¿En qué registro se siente más cómodo?

Mi comodidad siempre se ha basado en el guion y en los compañer@s de trabajo. He tenido mucha suerte. Creo que este es un trabajo difícil que depende siempre de un equipo.

Y en cuanto a lo de la comedia, intentar no estar pendiente de hacer gracia, si no en la historia, la situación... creo que es un buen punto de partida (risas).

-       Las plataformas como Movistar+ están empezando a hacer un tipo de serie diferente, no tan generalista, en las que tienen cabida series como La Zona o La Peste y Antena 3, en este caso, ha hecho lo mismo con Fariña. ¿Cree que las series más generalistas han dejado de vender?

Creo que todo está cambiando mucho y supongo que hay fórmulas que ya no funcionan. El consumo y audiencias cambian. Ahora parece que se puede llegar a más sitios y se compite con más gente. En cualquier caso, creo que la gente se interesa por lo novedoso y por lo que se cuenta con verdad.




«Lo que menos me gusta de la profesión es que haya un 90% de actores que no trabajan» 


-       ¿Qué es lo más divertido de su profesión? ¿Y la parte que menos le gusta?

Yo cuando trabajo me lo paso muy bien en general, con los compañer@s, con la búsqueda, con conocer cosas nuevas... Y lo que menos me gusta es que haya un 90% de actores que no trabajan. Soy un afortunado ahora mismo.

(C) Yo lo vi primero


-       Ha tenido el privilegio de trabajar con grandes directores como Almodóvar, Amenábar o José Luis Cuerda. Usted que lo conoce bien, ¿cómo ve el cine español actualmente?

Lo veo mucho menos apoyado que el francés, por ejemplo. Y eso es terrible para un país. Para nuestra cultura.

-       Estará en el reparto de la nueva película de Isabel Coixet, que narra la historia real de dos mujeres gallegas que contrajeron matrimonio a principios del siglo XX. ¿Cree que en este aspecto todavía nos queda mucho por avanzar para que la situación se normalice?

Absolutamente, y contar historias así, creo que ayudan a concienciarnos.

-    En la cinta estará al lado de María Pujalte, Natalia de Molina, Lluis Homar o Greta Fernández. ¿Qué destacaría del reparto?

Me encantan tod@s. Estoy feliz. Trabajar con Isabel Coixet ha sido siempre un sueño. Me encanta ella, me encanta su forma de narrar, soy un espectador de todas sus películas.



«Sueño con trabajar con Spielberg, los Cohen, Scorsese o Haneke» 

-       ¿Sueña con Hollywood?

Me suena a expresión un poco rancia ahora mismo la verdad... (risas) Sueño con trabajar con directores concretos que trabajan allí, como Spielberg, como los Cohen, Scorsese... Pero también con Haneke.

(C) Yo lo vi primero


-       Usted ha estudiado Comunicación Audiovisual. ¿Se pondrá detrás de la cámara?

Alguna vez me he puesto... Y me encantaría repetir.

-       ¿Cómo es Tamar Novas cuando se apaga la cámara?

Muy normal! Me encanta estar con mi gente, viajar y pasear los domingos (risas).



lunes, 30 de abril de 2018

Entrevista a Megan Maxwell: «El amor es ese algo mágico que te hace sentir especial»


La escritora Megan Maxwell es la escritora más leída en España. Megan, aunque su nombre real es María del Carmen Rodríguez del Álamo, ha vendido más de 1.700.000 copias de sus títulos, y eso solamente en nuestro país. Próximamente publicará El proyecto de mi vida.

-       ¿Puede adelantar algún detalle de El proyecto de mi vida?

Nooooooooooooooo… solo puedo adelantar que espero que sea una novela que te llegue al corazón.

-       ¿Cuál es el gran proyecto de su vida? ¿Qué le queda por hacer?

Creo que el gran proyecto de mi vida, han sido mis hijos y su felicidad. Y por hacer…¡espero que me queden muchas cosas!.


(C) Planeta

-       Menchú, la protagonista de ¿Y a ti que te pasa? Decide dejarlo todo e iniciar una nueva vida. ¿Cree que los cambios drásticos siempre deparan cosas buenas? ¿Por qué el ser humano teme tanto a los cambios?

Creo que en ocasiones, la vida te hace ver que o cambias o nunca darás un pasito para adelante. Eso es lo que le pasó a Menchu.
Los cambios drásticos, desde mi punto de vista, es el intento de perseguir la felicidad o la suerte, cuando esta parece haberte olvidado.
Sin duda, los humanos tememos a los cambios drásticos, porque nos asustan. El no saber que va a pasar es algo que no solemos llevar bien.



«Creo que el gran proyecto de mi vida, han sido mis hijos y su felicidad».

 

-       ¿Cuál es su anécdota favorita con un lector?

Hay tantas que sería difícil decidirme por una, pero por decirte una, te diré el día que vino un chico a una firma para que le firmara un libro y me dijo que su mujer estaba dando a luz en ese instante, pero que le había obligado a ir a la firma porque ella no había podido ir.

-       ¿Cree que dentro del mundo literario el género que escribe se menosprecia?

Creo que las cosas están cambiando para bien. Por lo tanto, prefiero ver el vaso medio lleno, en vez de medio vacío.



Como escritora y lectora de este tipo de literatura, me gusta el final feliz, porque en la vida, ya hay demasiados finales infelices


-       ¿Por qué la novela romántica tiene debe tener final feliz? 

Como escritora y lectora de este tipo de literatura, me gusta el final feliz, porque en la vida, ya hay demasiados finales infelices. Por eso, en mis novelas intento que cuando las acabes, termines con una sonrisa en los labios.

-       Los inicios fueron duros. ¿Cómo recuerda, ahora que vende millones de libros, aquellos días en que todo eran negativas para publicar sus novelas?

Los recuerdo con cariño, pues soy muy Guerrera y cada vez que recibía un no, por parte de las editoriales, mi fuerza se redoblaba y pensaba ¡voy a por el sí!


(C) Megan Maxwell


-       ¿Qué autores y libros le han marcado?

Julie Garwood y SEP, entre otras.

-       Usted siempre escribe sobre el amor. ¿Qué es para usted el amor?

El amor es ese algo mágico que te hace sentir especial.

-       ¿Cuál diría que es su mayor virtud?

No lo sé. Eso te lo tienen que contestar quienes me conocen.

-       Su libro, Hola, ¿te acuerdas de mí? Está dedicado a su madre. ¿Qué cree que ha heredado de ella?

De mi madre además de su cabezonería, he heredado su carácter guerrero y su amor por la familia.


martes, 24 de abril de 2018

Entrevista a Sandra Escacena: «Los premios me parecen algo secundario»


Con tan solo 16 años Sandra Escacena ha llegado al mundo de la interpretación para quedarse. Debutó nada menos que con Paco Plaza en la cinta de terror, Verónica, papel por el que fue nominada al Goya a la mejor actriz revelación. Su único proyecto en la actualidad, es acabar primero de bachillerato.


-        ¿Cómo llega al proyecto de Verónica?

Yo estaba en mi escuela de teatro (primera toma) cuando la directora de casting de la película vino a buscar chicas para el papel. Me hizo una prueba y el resto de castings los hice con el director.

(C) Maydel


-          Verónica ha sido su primer trabajo en el cine y ya has sido nominada como mejor actriz revelación en los Premios Goya… ¿Cómo vivió esta nominación?

Pues la verdad es que estoy muy contenta de que a la gente le haya gustado la película y hayan salido al cine a verla. Lo de los premios está bien, pero me parece algo secundario.


-          Los críticos han alabado su trabajo en la cinta. ¿Esperaba este éxito con solo 16 años?

La verdad es que no, de hecho la  mayor sorpresa me la lleve yo al poder participar en este proyecto.

-          A Verónica la envuelve la soledad absoluta, ¿es la también la soledad su mayor miedo?

No es mi mayor miedo, pero considero que uno de  los mayores temores que tenemos todos es el sentirnos solos y no tener nadie con quien hablar.



«Me gustaría probar otros géneros como la comedia o el drama»


-          ¿Ya tiene nuevos proyectos en el cine o la televisión?

No, mi único proyecto actualmente es primero de bachillerato.

(C) Maydel


-          Ha debutado en el género de terror, ¿en qué género se sentiría más cómoda?

Hasta ahora solo he probado este género, el cual me encanta, pero me gustaría probar otros géneros como la comedia o el drama.

-          ¿Cree que el género de terror se merece un mayor reconocimiento?

Sí, creo que es un género que tiene un público muy fiel, pero la gente debería darle mas oportunidades porque hay buenas pelis de terror que pasan completamente desapercibidas.

-          ¿Cuáles son sus actores favoritos? ¿Le influyó el trabajo de alguno en tu decisión de dedicarte al mundo de la interpretación?

De pequeña me gustaba mucho Julia Roberts. Actualmente me encantan: Natalie Portman, María Valverde, Adèle Exarchopoulos, Anna Castillo…

-          ¿A qué le habría gustado dedicarse sino hubiera sido actriz?

No lo tengo claro, pero creo que algo relacionado con el derecho y las ciencias sociales.


lunes, 16 de abril de 2018

Entrevista a Paloma Sánchez-Garnica: «Las mujeres hemos llegado al mundo de la literatura para quedarnos»

Paloma Sánchez-Garnica es una de las grandes escritoras de nuestro país. Su andadura literaria comenzó en 2006 con El gran arcano. Tres años después publica La brisa de oriente. Con El alma de las piedras, que publicó en 2010, obtuvo un gran éxito entre el público, y la novela alcanzó las cinco ediciones. Dos años más tarde, escribe Las tres heridas, novela con la que obtuvo la consagración entre el público y la crítica. Es en 2014 cuando publica La sonata del silencio (2014), novela que fue adaptada por TVE y que protagonizaron Marta Etura y Daniel Grao.  Su último libro, Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido obtuvo el Premio de Novela Fernando Lara.

-       ¿Cuál cree que debe ser la regla fundamental del escritor?

Trabajo, disciplina, constancia, seguridad en uno mismo y en lo que hace, y sobre todo y ante todo lectura. Leer buena literatura es fundamental para ser escritor. Se puede ser lector sin ser escritor (aunque todo buen lector es un escritor en potencia), pero no se puede llegar a ser un buen escritor sin ser un buen lector.


(C) Planeta



-       ¿Qué es para usted escribir? ¿Empezó a escribir muy joven?

La escritura para mí se ha convertido en una forma de estar en el mundo, de ver el mundo, de analizarme a mí y a la sociedad en la que vivo, de entender y conocer de dónde venimos, indagar en nuestro pasado para entender mejor lo que somos y lo que hemos conseguido o lo que podemos llegar a perder... Son tantas cosas. Es comparable con la lectura.  Cada novela, leída o escrita, se convierte en un aprendizaje.

Soy una escritora tardía. Empecé a los 43 años, y hasta ese momento no me había planteado nunca escribir, ni mucho menos dedicar mi tiempo y mi vida a este oficio. He de reconocer que siempre tuve una inquietud que no supe identificar hasta el verano del 2003, (cuando por primera vez pensé en escribir una novela), seguramente porque necesitaba un periodo de preparación personal y una experiencia necesaria para afrontar este oficio con unas mínimas garantías tanto personales (la edad es un grado) y profesionales (mejor preparación, más lecturas, y más capacidad para conseguir una mejor narrativa, siempre mejorable, siempre a la ineludible búsqueda de la inalcanzable perfección...)



«El mundo de la literatura no está exento de  discriminación. Hasta hace muy poco las mujeres que escribían eran consideradas locas, raras o cosas peores»



-       En el mundo de la interpretación ha aparecido el movimiento Me Too para denunciar el acoso y la discriminación de la mujer. ¿En el mundo de la literatura, usted se ha sentido discriminada por ser mujer? ¿Le molesta que le pregunten si su literatura es para público femenino?

-        El mundo de la literatura no está exento de cierta discriminación. Es un poco lógico porque hasta hace muy poco las mujeres que escribían eran consideradas locas, raras o cosas peores. Ha habido muy pocas reconocidas por la crítica en el último siglo (doña Emilia Pardon Bazan–y siempre con reticencias hacia su obra–, Concha Espina –su obra se conoce muy poco–, Carmen Martín Gaite, Ana María Matute, Carmen Laforet –a la que despellejaron precisamente por hacer una novela excelente por encima de muchos autores de su época). Hay otras muchísimas que fueron olvidadas y que ahí siguen, en el terco olvido (Carmen de Burgos, Luisa Carnés, Carmen de Icaza...).

-       En la actualidad somos muchas las mujeres que escribimos y además somos más leídas que muchos autores. Pero ahora, más que discriminación, lo que creo que hay es mucho prejuicio. Las novelas escritas por mujeres se suelen tildar como literatura femenina por definición, es decir sólo dirigida a lectoras, sea cual sea su temática. Que yo sepa no hay literatura masculina, y las novelas escritas por hombres, sea cual sea su temática, no se plantea nunca que hayan sido escritas solo para hombres. La novela es mala o buena, y tiene que dar igual quién es el autor o autora. Ahí está el prejuicio a derribar.

Y no es que me moleste si me preguntan si mis libros son para público femenino, el problema está en que esa pregunta vaya con el doble sentido de que por el hecho de ser femenina, se trata ya de por sí en una literatura más blanda, más facilona, más simple y de menor calidad. Ahí está el problema.
Me sigue sorprendiendo que a estas alturas se mantengan vigentes estos prejuicios. Creo que será cuestión de que se vayan acostumbrando a que las mujeres hemos llegado al mundo de la literatura para quedarnos.
     
-        El éxito en la literatura ¿es solo cuestión de talento o también la suerte juega un papel importante?

El talento para mí es trabajo, duro, constante, esfuerzo, paciencia para no precipitarse y disfrutar de lo que tú controlas, que es escribir. Y la suerte es el producto de ese trabajo y de ese esfuerzo. Hay que estar preparado para cuando se reparte la suerte.

-       Un consejo para enfrentarse a la hoja en blanco

Leer, leer y leer. Pensar en positivo y una frase constante en tu mente: ‘no me voy a rendir’. Y al final sale, claro que sale, aunque te lo hayas tenido que repetir cientos de veces... Sale...

(C) Paloma Sánchez-Garnica


-        Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido es el título de su última novela, ¿realmente es fácil olvidar?

El olvido no es algo voluntario. Puedes hacer un intento para olvidar y aparentemente conseguirlo, pero nada impide que, con el tiempo y por algo ajeno a ti, ese recuerdo olvidado te asalte de nuevo a la mente... Por eso es tan importante el perdón, porque aunque no olvides, el daño, la afrenta que echas al olvido ya no duele... Es una herida cerrada, ves la cicatriz pero no duele, ni supura.


-       ¿Qué libro le habría gustado escribir?

Tantos... La Regenta, Los Gozos y las Sombras, cualquiera de los de Irene Nemiroyski o de Stefan Zweig. Uno de los últimos que he leído, Berta Isla. Tantos...


-       ¿Qué detalles puede adelantar de su próxima novela?

Que ya está en marcha, que mis personajes ya me hablan, que ya nos vamos conociendo y los voy entendiendo... Que me queda mucho trabajo por delante... Y que me ha costado meses y cientos de veces repetirme la frase mágica... ‘No me voy a rendir’.